I love this place... but it's haunted without you.

thanks for reading and following :)

1.28.2010

Desesperación

Estaba todo oscuro. Sólo podía alcanzar a ver una luz muy lejana. Pequeña. Blanca. Que parpadeaba en intervalos prolongados. Sentía un nudo en la garganta y no podía respirar. Me costaba tragar como si me hubiera atragantado con una pastilla. Gotas de sudor frío me resbalaban por la frente. Buscaba la luz y no alcanzaba a verla. ¿Dónde podía estar? Miraba hacia todas direcciones, - o al menos, eso intentaba - y no podía encontrar nada. ¿Estaba en un espacio cerrado? Sentía que tenía algo agarrado con la mano derecha, pero no le presté demasiada atención en el momento. Una sensación claustrofóbica inmensa me reconcomía la cabeza. Intentaba caminar en todas direcciones y a la vez, me sentía aprisionada ante tanta oscuridad. La luz volvió. Se acercaba. Y agrandaba su tamaño...

Pero volvió a desaparecer.


No podía más. Tenía ganas de gritar y poder salir de allí. Tropecé torpemente con algo, y caí de rodillas. La luz apareció encima de mi, como cuando me tocaba salir a escena y sólo importaba yo. Me iluminaba, siendo yo, en ese momento, la estrella de la actuación.

Bajé la mirada. En ese instante, recordé que tenía algo agarrado. Abrí los ojos. En mis manos se descubría un cuchillo ensangrentado, y la camisa color blanca había tomado unas manchas con un nítido color carmesí. Con la otra mano, me toqué la frente, como gesto de indecisión, tapándome los ojos y queriendo mentalizarme de que eso no estaba ahí. Volví a mirarme la mano, y seguidamente, encontré en mi camisa, mezclada con la sangre, una mancha color marrón. Solté espantada el arma. No recordaba nada. Miré hacia un lado y hacia el otro.
La luz que me iluminaba, me descubrió una mano sin vida en el suelo, inmóvil. Me incorporé como pude, y comencé a gatear lentamente, con pasos indecisos y con escalofríos que nacían en las raíces de mis cabellos y que se prolongaban hasta las yemas de mis dedos. Y así, se fue descubriendo el cuerpo al que yo había privado el placer de vivir. Antes de poder observar su cara, se hizo la oscuridad aún más negra y profunda que antes. Me quedé paralizada, sin valor para tocar ese cuerpo sin vida, al que no recordaba haber visto ese día.
Miré hacia arriba y se hizo la luz. Con miedo, cerré los ojos mientras bajaba la cabeza, teniendo la sensación de que sabía lo que pasaría. Sabía la cara que se iba a descubrir.



Así era. Era él. Quien me había utilizado y quien me había manchado de café.

***

Cuando me desperté, envuelta en un baño de sudor y sábanas, y con la misma sensación de ahogo, me levanté de mi cama y fui directa a la cocina. Agarré un vaso y lo llené de agua. Me la bebí.
-"Todo ha sido un sueño"


2 comments:

Manuel said...

pobre santiago nasar...
jajajajjaj es broma! que beautiful cassy

Anonymous said...

joder he pasado miedo :(
me encanta!!!
por cierto, a veces los sueños se hacen realidad!!!! muahaha
besitos de tu ouch q te qiere

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...